Postura de los intelectuales ante la II República y la Guerra Civil

Federico Garcia Lorca

Federico García Lorca

El director de teatro lituano Gintaras Varnas cuenta que cierta noche de verano, el 19 de agosto 1931 el poeta Federico García Lorca había reunido en su casa a un grupo de amigos para la  primera lectura de su último escrito “ Así que pasen cinco años”. Al final de esta lectura concluyó éste brmeando, diciendo algo como “ ya se verá lo que será de nosotros cuando hayan pasado cinco años”.  Exactamente cinco años más tarde, ese mismo día el 19 de agosto de 1936,  al inicio de la guerra civil, Lorca era asesinado.

La guerra civil española captivó la atención de los intelectuales al nivel mundial: Hemingway, Malraux, Orwell, la filósofa Simone Weil, vinieron a alistarse en España. El profesor de la Universidad de New-York, Emilio Sanz de Soto comenta en “Le Monde Diplomatique”:

“Este conflicto originó una sed irreprensible de expresión literaria. La guerra de España se convirtió aun durante el conflicto mismo, en un tema novelesco en las principales literaturas occidentales.”

Los que no se alistaron, combatieron con sus plumas lo cual llevó a que algunos calificaran el conflicto civil español como “guerra de las letras”. Libros como L’Espoir de Malraux o la Ode a Franco del poeta y dramaturgo católico francés Paul Claudel representan las dos caras de la misma moneda.

Todos sabemos el final trágico de escritores como Federico García Lorca, el joven poeta Miguel Hernández o Ramiro de Maetzú. También se ha comentado mucho la posición del rector de la Universidad de Salamanca Unamuno o la posición de Ortega y Gasset.

La postura de los intelectuales españoles tanto como extranjeros ha dado lugar a muchos mitos y ha hecho correr mucha tinta. Tal y tal eran republicanos y fueron asesinados por los franquistas; tal y tal eran franquistas: en el conflicto parece que cada intelectual había elegido su bando. Sin embargo tal y como lo explican Alfonso Luis de Mendoza y Luis Togores en su documental “Los grandes descubrimientos : los intelectuales durante la guerra civil”:

“Personalidades como García Lorca, Ortega y Gasset, Gregorio Marañon, Vicente Aleixandre, han sido instrumentalizados por uno de los dos bandos en lucha en beneficio suyo faltando así a la verdad. La postura roja o azul se vio para sustentar a alguno de los dos bandos sustentados.

Algunos pocos, optaron por la neutralidad lo que les llevó al exilio o a la muerte. Estos son probablemente los únicos que comprendieron la verdadera tragedia que iba a romper el corazón de España”.

Crédito :  nés Freire, in Historia de Espana para Dummies de Fernando Garcia de Cortazar

Crédito :
nés Freire, in Historia de Espana para Dummies de Fernando Garcia de Cortazar

Ante todo hay que recordar el contexto histórico de la época, es decir la segunda República que se inicia en 1931 y la Guerra civil que se extendió de 1936 a 1939 en una guerra de desgaste. España se dividió en dos bandos visibles en el mapa que aquí reproducimos: el bando de izquierdas también llamado republicano, y el mal llamado según Fernando García de Cortazar, bando nacional de derechas también designado bajo el nombre de “rebeldes”. Pese a la barbaría con la que hoy recordamos al fascismo o a las dictaduras de Stalin y Hitler cabe apuntar que ambas posturas se consideraban novadoras en aquella época lo cual explica la actitud de algunos intelectuales como Unamuno que optaron por el “bando nacional” es decir franquista.

“Muchos intelectuales miraron hacia el exterior. Vieron en Moscú Roma o Berlín los caminos de un nuevo pensamiento. Unos se situaron con Frente Popular mientras otros no menos importantes numéricamente se situaron en las corrientes próximas al fascismo que triunfaban en toda Europa occidental”. (sic “Los grandes descubrimientos : los intelectuales durante la guerra civil”).

En este ensayo se trata de mostrar la complejidad de la postura de los intelectuales españoles principalmente e internacionales durante la guerra civil. Los ideales y las ideas siendo lo que son, una vez en marcha la guerra civil podemos asistir a la confrontación entre las representaciones previas de los intelectuales y la evolución de la actitud de éstos durante la guerra.

Ofreceremos pues en primer lugar una tipología en gran medida inspirada de las investigaciones y las conclusiones presentadas en el excelente documental de Alfonso Luis de Mendoza y Luis Togores.

Examinaremos en primer lugar los intelectuales del Frente Popular. A continuación veremos la intelectualidad republicana sin bando. En tercer lugar veremos la actitud de la intelectualidad conservadora y la corte intelectual de José Antonio Primo de Rivera. Dedicaremos un párrafo a comentar algunos ejemplos de apropriaciones de intelectuales por alguno de los dos bandos. En último lugar nos centraremos sobre la implicación de los intelectuales internacionales basándonos en el articulo de Emilio Sanz de Soto .

Primera parte: los intelectuales anti-fascistas

 A continuación veremos el Grupo de Intelectuales bajo Rafael Alberti, después hablaremos del Manifiesto que publicaron  el 30 de junio de 1936, y en último lugar mencionaremos su acción mediante sus revistas de propaganda.

El grupo de intelectuales bajo Rafael Alberti

“No fueron muchos los intelectuales que se declararon absolutamente libre partidarios del Frente Popular en 1936. La mayoría de ellos eran socialistas y comunistas junto a un número muy reducido de anarquista.  En la primera línea del combate contra el orden establecido se situó el poeta comunista Rafael Alberti y su compañera María Teresa León junto a nombres como los de José Bergamín, Miguel Altolaguirre, Miguel Hernández, Duero Vallejo, o el director de cine Buñuel”.

(sic “Los grandes descubrimientos : los intelectuales durante la guerra civil”).

Milagrosa Romero Samper profesora en el grado de Historia de la Universidad CEU San Pablo de Madrid añade:

Los intelectuales de izquierda se van a agrupar bajo el ala protectora de Rafael Alberti y de la serie de organismos que vienen prefabricados desde Moscú entre otras la Alianza de Intelectuales anti-fascistas donde Rafael Alberti y María Teresa León van a llevar la voz cantante.

“A su grupo se sumó Luis Tapia que dedicó un poema a la pasionaria, Luis Cernuda, León Felipe  y uno de los hermanos Machado, Antonio, autor de uno de los versos más conocidos de los de la poesía de guerra”a.

(sic “Los grandes descubrimientos : los intelectuales durante la guerra civil”).

Si mi pluma valiera tu pistola, de capitán contento moriría”. Antonio Machado

Manifiesto de la Alianza de escritores antifascistas para la defensa de la cultura

Alianza de escritores antifascistas para la defensa de la cultura  crédito foto :http://imagina65.blogspot.com/2012/07/la-zona-historica-el-manifiesto-de-la.html

Alianza de escritores antifascistas para la defensa de la cultura
crédito foto :http://imagina65.blogspot.com/2012/07/la-zona-historica-el-manifiesto-de-la.html

Uno de los actos más importantes fue la publicación del Manifiesto de la Alianza de escritores antifascistas para la defensa de la cultura el 30 de junio de 1936 donde afirman:

declaramos  nuestra identificación plena y activa con el pueblo que ahora lucha gloriosamente al lado del Gobierno del Frente Popular”.

A continuación presentamos los que firmaron el Manifiesto:

Alberti, Bergamín, Ramon Sender, María Zambrano (escritora), Miguel Altolaguirre, Luis Cernuda, Gómez de la Serna, Luis Buñuel etc… Se sumaron a los escritores Joan Miró, Vela Zanetti, o el escultor Victorio Macho. Picasso demostró su militancia izquierdista pintando el cuadro más famoso de la guerra civil, Guernica.

Además de estos, poco a poco se fueron sumando muchos partidarios del Frente Popular.

José Andrés Gallego, historiador investigador del CSIC comenta este punto:

Lo que sorprende en este Manifiesto son las ausencias: no están Ortega y Gasset, José Zaos, son fieles a la República pero se van huyendo de la anarquía de la República”.

Revistas de propaganda

Entre los nombre citados serán muy pocos los intelectuales que bajaron a las trincheras. La mayoría se quedaron combatiendo en retaguardia. Para difundir sus ideas participaron activamente a la fundación y a la creación de las siguientes revistas.

  • El mono Azul

El Mono Azul, revista de combate de Alberti destinada a un combatiente obrero. (Alberti, Hernández) Según Milagrosa Romero Samper  se trata de composiciones bastante groseras… pero poéticas.

José Andrés gallego, historiador investigador del CSIC hace este comentario:

El Mono Azul es una revista de propaganda que presenta una visión idealizada de la realidad, paralela a lo que es Jerarquía, la revista negra del falange. Son dos revistas idealizadas e idealizadoras de las dos actitudes durante la guerra”.

En ella colaboraron Miguel Hernández y Antonio Machado.

  • Hora de España

Hora de España: revista de alta cultura. Sus fundadores fueron  Manuel Altolaguirre, Rafael Diestre, Antonio Sánchez Barbudo, Jan Gil-Albert, Ramón Gaya.

  • Octubre: Alberti y Teresa León

“En 1933, un año antes de la Revolución de Asturias sacan [Alberti y León] la revista Octubre, financiada integralmente por el Komintern. Alberti y León se desplazan a un congreso de escritores antifascistas en Moscú y entre otras cosas tienen que dar cuenta de esa inversión que está realizando el Komintern en la revista”.

( dixit Milagrosa Romero Samper, investigadora del CSIC).

Para concluir esta parte dedicada a los intelectuales anti-fascistas cabe mencionar esta paradoja que nos aporta información acerca del contexto de la época de ideologías radicalizadas:

 “La inmensa mayoría de los intelectuales que se auto-declaraban antifascistas no defendían una república democrática sino una revolución radical y violenta […] de lo que quedaba de la España conservadora y católica […] querían una España totalitaria siguiendo el ejemplo que había triunfado hacía poco en la Unión Soviética”.

(sic “Los grandes descubrimientos : los intelectuales durante la guerra civil”).

Sin embargo cabe mencionar que no todos los intelectuales de izquierdas fueron tan extremos o permanecieron en su posición inicial. A continuación veremos el caso de la intelectualidad republicana sin bando.

Segunda parte : Marañón, Ortega, Pérez de Ayala o la Intelectualidad Republicana sin bando.

En esta segunda parte examinaremos la evolución de la postura de algunos intelectuales como Gregorio Marañon, Ortega y Gasset, Pérez de Ayala, Juan Ramón Jimenez. Veremos como optaron por la distanciación ideologica y física mediante el exilio. En tercer lugar veremos cómo se opusieron a una Republica que habían apoyado inicialmente.

Contexto y generalidades

Contribuyeron los intelectuales liberales a la caída de Alfonso XIII y unos años más tarde recordarían con añoranza su época como una época de libertad, progreso y paz olvidando su responsabilidad en el fin de la monarquía. Cuando se produjo el Golpe militar del 18 de julio 1936, una personalidad como la de Marañon juzgó que era el momento oportuno para decir ¡Viva la República y España! Sin embargo a la llegada al poder de Largo Caballero, el temor de los intelectuales de un ya muy radical Frente Popular se acentuó aún más.

Azorín aclamó la República como “República de los intelectuales” lo que no le impidió luego situarse en el bando nacional. Primero se distanciaron y luego rompieron con la república tras la deriva revolucionaria y antidemocrática que tomó ésta.

Ortega y Gasset escribe en la revista Crisol  un artículo famoso que se titula “Un Aldabonazo”: “No es esto, no es esto, la república es una cosa, el radicalismo es otra. Si no al tiempo.”

El exilio

José Andrés Gallego, comenta:

Una mayoría sintiéndose heridos, huyó de España pero huyó de la España Republicana. Un caso muy conocido es el de Ortega y Gasset que se exila, huye de España y por eso pudo volver, porque huye de la España Republicana.”

Juan Van Halen, poeta habla de “Los tres padres de la República” ( Marañon, Ortega y Pérez de Ayala)  y añade “Marañon el partero de la República, y cuando se vio la deriva del Frente Popular se exilió de España a Paris, asqueado”.

Ortega,  otro de los fundadores de la república salió de España. La revolución no respetaba a nada ni a nadie. El Doctor Marañón fue obligado por gente armada a hablar dos veces en la radio a favor de la Revolución, estando a punto de ser asesinado. Salió de España con Ramón Menéndez Pidal vía Alicante a bordo de un destructor inglés. Declaró al “Petit Parisien” que había huido “porque iban a matarnos” (sic). Dedicó toda su vida a dar su versión de la guerra en su escrito de 1937 Liberalismo y Comunismo donde compendia buena parte de sus argumentos en apoyo al bando nacional. El mismo camino de Marañon, lo siguió el futuro premio Nobel Juan Ramón Jimenez aprovechando su nombramiento como agragado cultural en Washington”.

( sic, “Los grandes descrubrimientos : los intelectuales durante la guerra civil”)

La oposición a Largo Caballero y Negrín : desilusiones, detracciones y oposiciones

Menéndez Pidal, Marañon, y Pérez de Ayala se opusieron a los gobiernos de Largo Caballero y Negrín

Marañón escribió a Pérez de Ayala sobre el Presidente Negrín 13 mayo 1938 estas líneas evocadoras:

“¡Qué asco! ¡qué asco! tendremos que estar varios años maldiciendo la estupidez de estos cretinos criminales y aun no habremos acabado […] con todos sus defectos los del otro lado me parecen y nos deben de parecer arcángeles, sin querer me siento que ¡estoy lleno de resquicios  por donde me entra el odio que nunca conocí ¡Y aun es mayor mi dolor por haber sido amigo de tales escarabajos, y por haber creído en ellos!”

  • La demisión de Ramón Pérez de Ayala

“Ramón Pérez de Ayala el embajador de la República en Londres dimite naturalmente asqueado del radicalismo del Frente Popular, se exilia y dimite de la embajada en Londres”.

(sic, Juan Van Halen)

  • La lucha en la zona nacional

Ramón Pérez de Ayala envió a sus dos hijos a luchar en la zona nacional. Marañón envió a su hijo a luchar y a hacer un curso de las fuerzas provisionales en la zona nacional. (in Los grandes descrubrimientos : los intelectuales durante la guerra civil)

  • Vicente Aleixandre en su casa : el arrepentimiento

Tal y como lo comenta el poeta Juan Van Halen  :

Vicente Aleixandre, se queda en su casa de Madrid durante toda la guerra alejándose todo lo posible del Frente popular a pesar de haber sido un intelectual claramente de izquierdas. Más tarde se arrepintió de sus poemas sobre los bombardeos de Madrid no quiso que aparecieran en sus antologías denominándolos de poemas de circunstancias. Sin embargo sus ideas no impidieron tampoco que fuera premio Nacional Francisco Franco”.

Como lo vemos los ideales son una cosa, las personas y el  ser humano es otra. Los intelectuales de izquierda frente a las acciones y mentiras de la república fueron distanciándose de ella y acabaron exilados o mandando a sus hijos a luchar en el bando opuesto. La actitud de estos intelectuales expresa perfectamente la complejidad de la guerra civil.

Tercera parte: La intelectualidad Conservadora

En esta parte consagraremos dos párrafos a hacer una lista de los intelectuales conservadores y a evocar su destino. Todos conocemos el final trágico de Lorca que habría sido asesinado por los franquistas, sin embargo cabe recordar que el bando republicano también practicaba el “paseo” que consistía en llevarse a la gente en coche bajarles en un sitio aislado y fusilarlos.

¿Quiénes fueron los intelectuales conservadores?

Los intelectuales conservadores

Los intelectuales conservadores,
crédito foto documental ” Los grandes descubrimientos, los intelectuales durante la guerra civil”

Unamuno, Manuel Machado, Concha Espina, José Cela, Pio Baroja, Azorín, el caricaturista Mingote, José Luis de Villalonga, Ramiro de Maetzú asesinado , Pedro Muñoz Seca ( asesinado) Dámaso Alonso, los Luca de Tena (ABC) Ramón Gómez de la Serna, el periodista Julio Camba, Jardiel Poncela. El autor odiado por la izquierda, José María Pemán escribió una obra en defensa de la iglesia El Divino Impaciente había provocado una subida del anticlericalismo. Concha Espina salvó la vida al adoptar una postura abiertamente nacional como consecuencia de su estancia en zona roja publico dos novelas la Retaguardia y la Luna Roja.

¿Cuáles fueron sus destinos?

Muchos de ellos fueron fusilados mediante el “paseo” por los milicianos acusados de ser católicos,  burgeses, señoritos o simplemente enemigos del pueblo. Estos son algunos ejemplos de intelectuales asesinados por el bando republicano. Maetzú, Victor Pradera (historiador), Fernando de la Quadra Salcedo, Pedro Poveda, pedagogo defensor de los gitanos que fue asesinado en la Almudena, el historiador Julián. Muchos de los intelectuales, autores, artistas universitarios caerán asesinados por la revolución roja.

Debido a estos acontecimientos, Unamuno se puso abiertamente del lado del fascismo, en cuanto a Pío Baroja se inhibió.

Cuarta Parte: la Corte Intelectual de José Antonio Primo de Rivera

 En esta parte se trata de definir la corte intelectual de José Antonio Primo de Rivera caída totalemente en el olvido – excepción hecha del pintor Salvador Dalí- y de recordar una vez más la atracción que podía suponer el fascismo o el falangismo en los años 20 y 30.

El fascismo era un movimiento de vanguardia Europa en los años 20 y 30 lo que hizo que muchos intelectuales adoptaran este ideario político como una forma de crear un orden nuevo que superase a la democracia liberal capitalista y al moderno pensamiento comunista y socialista. La personalidad más famosa de este grupo es el artista surrealista Dalí.

torrente ballester_01

el escritor Torrente Ballester

Poetas como Rafael Sánchez Mazas, Ernesto Giménez Caballero, Augustín de Foxá, José María Alfaro, Eugenio Montes, Jacinto Miquelarena, Pedro Mourlane Michelena, Luis Santa Marina, Samuel Ros, Dionisio Ridruejo formaron parte de la corte de J-A Primo de Rivera. También hubo músicos el Maestro Tallería, el cantante de ópera Miguel Fleta e incluso deportistas como o el tres veces campeón de Europa de boxeo Paulino Uzcudun. A estos se sumaron los siguientes directores de cine:
Carlos Arévalo (Rojo y Negro) y José Luis Saez de Heredia (Raza). El dramaturgo Alfredo Marquerie y el periodista y novelista falangista hasta su muerte Rafael García Serrano.

“Eugenio Dors, Penero, Laín Entrango, Torrente Ballester etc… todos ellos formaron una vanguardia de primera fila, pero tras la derrota cayeron en el olvido máximo e injustificado”.

(in “Los grandes descrubrimientos : los intelectuales durante la guerra civil”)

Otra figura importante del grupo de artistas falangistas que desempeñaría un papel importante sería el poeta protector de Lorca Luis Rosales quien protegió a Lorca escondiéndole en su casa, lo cual como sabemos no impidió su asesinato. Como lo vemos la figura del poeta Rosales demuestra la complejidad de la postura de los intelectuales que aun perteneciendo a un bando u otro no dejaron de tomar sus distancias y decisiones cuando la situación lo exigió.

Para concluir esta parte mencionaremos la revista falangista Jerarquía  que era su revista de propaganda.

Quinta parte: personalidades que sufrieron alguna apropiación

  • Federico García Lorca apropiación por parte de la izquierda

sobrecub/KAMIKAZES okSe suele pensar que el poeta fue “paseado” y asesinado por ser homosexual y de izquierdas. El poeta de izquierdas Antonio Machado rindió homenaje a su amigo en el poema titulado “ El crimen fue en Granada” en el que se pueden leer los siguientes versos:

“ ni Dios te salva ! – Muerto cayo Federico – sangre en la frente y plomo en las entrañas – … que fue en Granada el crimen sabed – pobre Granada ! en su Granada”

Fernando García de Cortázar apunta “ el asesinato de Federica García Lorca comocion[ó] la opinión mundial” ( in Memoria de España, España, España).

Pero ¿por qué se asesinó al poeta? Según el historiador Miguel Caballero Pérez autor del libro “Las trece últimas horas de Federico García Lorca”  se trataba deun crimen, una vendetta en familia” . El historiador explica que la obra “La Casa de Bernarda Alba es una venganza literaria hacia la familia Roldán [parientes de los García Lorca] producto de 75 años de rencillas personales”.

Miguel Caballero Pérez analiza así los mitos acerca del asesinato del poeta:

Lo que se ha hecho y se sigue haciendo es una apropiación indebida por parte de la izquierda de la persona de Lorca, porque Lorca jamás militó en ningún partido político ni de izquierdas ni de derechas: sus amistades iban desde el amplio espectro del falange hasta las izquierdas. La política era un tema, que para él… bueno, lo odiaba.”

Esta tesis es confirmada por Luis E. Togores del Instituto CEU de estudios históricos :

En la actualidad sabemos por qué se asesinó a García Lorca en verano de 1936 : no fue asesinado por ser de izquierdas ni por ser homosexual. Fue asesinado por motivos de una vieja disputa familiar que se prolongaba por más de medio siglo. Los García Lorca estaban enfrentados con sus familiares los Roldán y los Alba por motivos económicos, familiares y de poder en la vida granadina. La guerra civil fue el escenario ideal para ocultar un asesinato que nada tenía que ver con lo que se estaba dilucidando en los campos de batalla de España”.

Ruiz Alonso es quién llevó el asesinato. Tres días más tarde José María Hinojosa era asesinado junto con Luis Altolaguirre y cuarenta seis detenidos más, los cuales fueron asesinados por un grupo del ejército republicano.

  • Unamuno frente a Millán Astray, el Mito de los “intelectuales” frente a militares
Miguel_de_Unamuno_1925

Miguel de Unamuno 1925
crédito foto http://www.wikipedia.org

Aquí pretendemos explicar la complejidad y el contexto de la situación de Unamuno.  Se ha dicho que Unamuno se opuso a los militares y a los franquistas debido a su famosa frase pronunciada el día de la hispanidad en la Universidad de Salamanca.

Vencer no es convencer, y hay que convencer, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión, el odio a la inteligencia que es crítica y diferenciadora e inquisitiva, mas no de la inquisición

sic, Miguel de Unamuno.

Primero cabe recordar que Unamuno se situó abiertamente frente a los rebeldes es decir en contra del Frente Popular:

hay que salvar la civilización, occidental la civilización cristiana: esta lucha no es una lucha contra una república liberal, es una lucha por la civilización” ( sic Miguel de Unamuno).

Emilio de Diego, historiador Complutense director de la obra colectiva La frustración en la victoria. Apunta que

 “Unamuno había sido nombrado rector de la Universidad de Salamanca por el general Cabanellas. Era abiertamente del bando rebelde. Le había cesado Azaña en agosto 1936 acusándole como por otro lado era evidente de haberse sumado a la causa de los sublevados”. (sic)

Pero la represión llevada a cabo por ambos bandos rompió el corazón de Unamuno. Su amigo Prieto Carrasco había caído a manos de la represión nacional. En zona republicana fueron asesinados sus amigos Román Riaza y Ureña.

vegas letapiéDurante su encuentro con el militar Millán Astray que tomó lugar el día de la Raza, el 12 de Octubre. Estaba el monárquico Alfonsino Eugenio Vegas Latapié en primera fila. Emilio de Diego describe así al escritor:

un testigo que lo describe de forma magnifica. Una personalidad honesta pero radical, es el testigo que se puede invocar de manera más fidelina de lo ocurrido.”

Escuchemos pues al propio Eugenio Vegas Latapié:

 “El ambiente era explosivo, de manera inexplicada en su característico juego de ideas y de palabras… Sacó a colación el fusilamiento de Rizal, héroe de las filipinas como ejemplo de la brutalidad agresiva  incivil de los militares. Yo mismo sentí  un cierto desasosiego al pronunciar con elogio el nombre de quien había luchado ferozmente contra España. Y fue precisamente en ese momento cuando Millán Ashtray se puso en pie y lanzó un grito “ Muera la intelectualidad traidora”. Admito que muchos no pudieron oír la última palabra de la frase por el tumulto que se desencadenó entre las imprecaciones, las amenazas y los insultos… insisto en que me encontraba muy cerca de Millán Astray por eso puedo negar que lanzase otro grito después y mucho menos “ Viva la muerte” que era el grito de la legión

(sic Vegas Letapié)

“La rápida actuación por parte de Millán Astray le salvó de una posible agresión del público. Salió dando la mano a la señora de Franco. […] Más tarde le defendieron los jóvenes falangistas porque sabían de la apreciación de José Antonio Primo de Rivera. […] Unas semanas después moría solo y olvidado: llevaron su féretro miembros del falange fascistas aunque el rector nunca fue falangista ni siquiera verdaderamente simpatizante del fascismo español”.

(in “Los grandes descrubrimientos : los intelectuales durante la guerra civil”)

Para concluir esta parte cabe decir que Unamuno pese a situarse abiertamente en el bando rebelde no fue simpatizante del fascismo que le había nombrado rector de la Universidad. Después de muerto los falangistas llevaron su féretro lo cual ha dado lugar a interpretaciones radicales de la personalidad del rector.

Sexta Parte: los intelectuales internacionales

En esta parte mencionaremos la acitud de los intelectuales franceses, de los intelectuales anglosajones y de los intelectuales alemanes basándonos en el artículo  que el profesor de Literatura, civilización y cine españoles en la Universidad de Nueva York, Emilio Sanz de Soto escribió para el periódico francés “ Le Monde Diplomatique” con la ocasión del 60 aniversario del bombardeo de Guerinica en abril de 1997. En este estudio, el universitario demuestra que los intelectuales internacionales al contrario de lo que ocurrió en España con los intelectuales españoles optaron en su gran mayoría por el bando Republicano.

  • Los intelectuales franceses

«  En Francia hubo una reacción instantánea por parte de algunos intelectuales. La nueva de la sublevación del ejército español el 17 de julio de 1936 a penas era conocida cuando una mujer casi miope con unos cristales en las gafas cuyo tamaño sorprendía y sin ningún conocimiento de estrategia militar y aún menos de la forma de manejar las armas llegó a un frente de Aragón y consiguió crear una brigada de veinte voluntarios franceses, italianos, búlgaros y españoles. Esta mujer rica de gran estatura intelectual, judía pero muy cercana al cristianismo que por poco había perdido la vida de forma prematura en Inglaterra huyendo de la persecución nazi, es uno de los mayores pensadores franceses del siglo: Simone Weil”. [Simone Weil 1909-1943]

Poco después pese a que el gobierno republicano había reaccionado de forma confusa a la sublevación del general Franco, André Malraux se presentaba ante el presidente Manuel Azaña y comparía con él su intención de crear una escadrilla aérea compuesta de pilotas voluntarios. La razón de tal actuación “ Estoy convencido – escribiría el propio Malraux- que las grandes maniobras del mundo en contra de la libertad acaban de empezar”.

( sic Emilio Sanz de Soto in Le Monde Diplomatique, abril 1997)

Malraux fue ministro de la Cultura bajo el Gobierno de De Gaulle además de ser el autor de “La Condition Humaine” ( la Condición Humana). Está enterrado junto a Victor Hugo, Voltaire, Rousseau y Marie Curie en el Panteón de los hombre ilustres en Paris.

“Esta experiencia de encabezamiento de la escuadrilla daría lugar a una novela ejemplar: L’Espoir, ( La esperanza). Malraux habla en ella de una realidad concreta de su vida. En ella realiza el famoso deseo de cualquier escritor logrando traducir de forma literaria hechos reales. En la primavera de 1937 coincidiendo con la destucción de Guernica sale l’Espoir. Esta novela tan precoz es uno de los primeros escritos sobre esta guerra y probablemente es el que mejor resista al paso del tiempo”

(sic ibid) .

“ El escritor católico Georges Bernanos, sientió grandes problemas de consciencia viendo que en nombre de la cruz y de una “cruzada” se fusilaban a inocentes. Su libro “Les Grands Cimetières sous la lune (1938) – los grandes cementerios bajo la luna) es un testimonio de este estado de ánimo.”

(sic ibid).

El poeta y dramaturgo católico Paul Claudel, uno de los principales dramaturgos del siglo XX francés hermano de la escultora Camille Claudel, sin embargo firmó una “ Oda a Franco” calificada de “lamentable” por el profesor Emilio Sanz de Soto.

  • Los anglosajones : británicos y americanos: Orwell, Dos Passos y Hemingway

“Según el historiador Hugh Thomas hubo 2300 combatientes ingleses en la guerra de España entre 1936 y 1936 los cuales escribieron unas 730 novelas, poemas o artículos de prensa…”  (sic ibidem.)

“A su llegada a España como voluntario, George Orwell se alista más bien por casualidad en las milicias del POUM ( Partido Obrero de Unificación Marxista). Allí es donde sus ideales se hacen realidad. Muy rápido se convence a si mismo que el Partido comunista es la principal organización contra revolucionaria. Afirmará :” El gobierno republicano temía más la revolución que los fascistas.”

Hemingway en la batalla de Teruel Crédito foto http://www.npg.si.edu/exh/hemingway/scw-essay.htm

Hemingway en la batalla de Teruel
Crédito foto http://www.npg.si.edu/exh/hemingway/scw-essay.htm

“ Dos novelistas se imponen. Ambos conocen bien a España: Ernest Hemingway y John Dos Passos. Ya en 1922, el autor de Manhattan Transfer publicaba “ Rosinante to the Road Again” ( Rosinante de nuevo en marcha) donde a través de la perspectiva de un turista lleno de curiosidad retrataba una España no convencional. John Dos Passos vuelve a España en 1937 para escribir el comentario de la película de Joris Ivens “  The Spanish Earth” (Tierra de Espana). A penas aterriza en el suelo español, descubre que su amigo el profesor José Robles acaba de ser ejecutado por los comunistas. Después de este acontecimiento trágico también renegará el marxismo. Abandona la película de Joris Ivens y regresa a Estados Unidos donde escribe una novela violenta: Adventures of a Young Man ( Aventuras de un joven muchacho) en  1939.

La postura de Ernest Hemingway en  Por quien doblan las campanas (1940 es más ambigua. Su héroe, Robert Jordan, […] es tal y como e sus otras novelas un personaje al cual el autor le hubiera gustado parecerse. Al despojar a su personaje de toda su substancia ideológica, Hemingway solo le deja la honestidad para afrontar la guerra que será “la aventura de su vida” . Se trata de un concepto de la aventura un tanto ingenuo. El interés de Hemingway acerca de España no era circunstancial ni pasajero ni tampoco el fruto de una guerra que encendió las consciencias del mundo. A partir de 1926 había publicado “ The Sun Also Rises” ( También se levanta el sol), y más tarde “Death in the afternoon” ( Muerte por la tarde) en 1932.

  • Los escritores alemanes

Escuchemos el analisis síntetico llevado a cabo por Emilio Sánz de Soto en “le Monde Diplomatique”:

“Los escritores alemanes ya fueran comunistas tal y como Ludwig Renn o simpatizantes de los fascistas como Ernst Jünger no veían en la guerra de España más que la alegoría de un esfuerzo inútil. Según ellos, España era un país dominado por la anarquía ( es decir el desorden y el caos) que se consume a sí mismo”. ( sic ibidem)

En definitiva, podemos retomar las palabras de Emilio Sánz de Soto

 “en su inmensa mayoría, los escritores, siguiendo el camino de Malraux, Hemingway, Orwell, Ehrenbourg, Vittorini etc… eligieron defender a la republica y sis valores frente a los que presentían ser un gran peligro en los años 30 amenazando su propio país y la creación artística: el nazismo antropófago y liberticida”. ( sic ibidem)

Conclusión

Para concluir este ensayo podemos citar estas palabras del documental “ Los grandes Descubrimientos: Los intelectuales durante la guerra civil”:

 “En España hoy en día persiste el mito que los intelectuales se habían marchado de España debido a la victoria del bando nacional. La realidad fue distinta. Buena parte de ellos se habían alineado desde un principio al bando rebelde. Los que habían sido republicanos terminaron regresando a España y reintegrándose a la vida normal en tiempos de Franco, lo que no supuso que se convirtieran en admiradores incondicionales del generalísimo. Un tercio de los intelectuales socialistas y comunistas optaron por el exilio, permaneciendo en el hasta pasado el año 1975. De este grupo los que aún vivían regresaron a España a la muerte de Franco”.

miguel hernandez-1

Miguel Hernández

Esta cita testifica del carácter intricado de la situación y de la postura de los intelectuales, además de dar cuenta de los riesgos que suponían tales posturas.

Sin embargo la opinión de los escritores europeos o americanos fue de forma más explícita republicana. Esta posición se puede sin duda explicar por la distancia física : a pesar de haber venido a combatir en España seguían siendo voluntarios y extranjeros. La tragedia de España no era la suya. Sin embargo la subida de los totalitarismos de derechas era la amenaza geográfica la más cercana de los franceses y de los ingleses lo cual explica que tomaran de forma más explícita junto a los Republicanos.

Queremos dedicar las últimas líneas de este ensayo a rendir homenaje al premio nobel de literatura Pablo Neruda quien utilizó su posición elevada en la diplomacia internacional para acoger a sus amigos huyendo en este caso de la España de derechas, uno de ellos siendo el propio Pablo Picasso quien acogió en Paris. Terminada la guerra afretó un barco que habría de llevarse de España a sus amigos republicanos a Chile. El retrato que Neruda hizo del joven poete Miguel Hernández  en Confieso que he vivido, es a nuestro modo de ver uno de los retratos más conmovedores y bellos de la historia de la literatura. Empieza así  citando a las figuras de Lorca y Alberti. “ Unos de los amigos de Federico y Rafael era el joven poeta Miguel Hernández….” En este texto despojado de política y escrito una vez muerto el joven poeta sólo se puede leer el amor a la humanidad y al hombre.

Anexo:

Tablero sintéticoLos intelectuales españoles durante la guerra civil 

Retrato de Miguel Hernandez por Pablo Neruda

Referencias y fuentes de la red

Documental telemadrid: Grandes descubrimientos: Los intelectuales durante la guerra civil por Alfonso Luis Bullón de Mendoza y Luis Togores

Manifiesto de la Alianza de escritores antifascistas para la defensa de la cultura el 30 de junio de 1936

Articulo de Ortega y Gasset, Un Aldabonazo en la revista Crisol

Articulo : le Monde Diplomatique, “Les écrivains et la guerre d’Espagne” por Emilio Sanz De Soto, profesor de civilizacion hispanicas en la Universidad de New-York

Las Trece ultimas horas de Garcia Lorca libro de Miguel Caballero Pérez

Miguel de Unamuno y la guerra civil.

Los intelectuales y la guerra civil, los casos de Unamuno y Baroja, Alberto Reig Tapia, Universidad Rovira i Virgili (Tarragona)

Anuncios

2 comentarios en “Postura de los intelectuales ante la II República y la Guerra Civil

  1. Hola, Eva:
    Ante todo, enhorabuena por tu blog y gracias por citarme! además, sales guapísima en la foto con tu sari. Un par de pequeños detalles sobre los que participamos en el documental. El nombre correcto de uno de los directores es Alfonso Bullón de Mendoza. En cuanto a mi, no soy miembro del CSIC (ojalá!) aunque tenga buenas relaciones con algunos de sus investigadores, sino profesora en el grado de Historia de la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Si entras en la web de la Universidad, en la Biblioteca (Repositorio institucional) podrás descargarte algún artículo mío que puede que te interese.
    Enhorabuena de nuevo por tu blog y por la labor que realizas (yo también he enseñado español a extranjeros!). Un abrazo y, si te apetece, pásate por mi blog “A orillas de la Fontanka”: http://fontankii.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s